I'm Poppy o cómo ser creepy y cute al mismo tiempo

May 5, 2018

Por azares del destino, el viernes 27 de abril terminé viendo uno de los shows más extraños que me han tocado en la vida.

Poppy ya había venido al país gracias al Corona Capital del 2015 y nos había dejado ver lo peculiar que es, pero en estos tres años hubo una diferencia enorme en el set.

 

 

Llegué un poco antes a recoger los boletos porque me los había ganado en un concurso, por lo que mi experiencia con Poppy comenzó temprano.

 

Ver una cantidad de personas coloridas llegar al Plaza Condesa fue lo primero que me hizo preguntarme “¿Qué está pasando aquí?”. Hombres en vestido, niños de doce años y una señora vestida de gato fueron algunas de las cosas que mis ojos presenciaron para prepararme a lo que iba a ver en el escenario.

Fuera de las pintorescas personas que vi, estuve rodeado de los revendedores más sordos e insistentes del mundo. This assholes me vieron recoger los boletos y aún así me preguntaron como quince veces “¿Te sobran, te faltan?”

 

Ya con una amiga, la cual amablemente me acompañó a ser un maldito poser que solo se sabía una canción y fue la que googleó en la tarde, entramos al concierto. Dentro vi que había muy poca, pero peculiar gente.

Sin mentirles creo que la mayoría del venue contaba con 50% comunidad LGBT, 30% niños (literal de 11 a 16 años) y finalmente el otro 20% eran papás, medios y fans. La variación era enorme, pero cool.

 

Fotografía por : Bizarro FM/ Arturo Rosetti

 

Al ser una estrella de internet que es cute, rayandole a lo creepy, esperaba un show que probablemente no había visto y lo fue. Poppy apareció con un tutú y una clase de vestido con hombreras de púa haciéndole honor a la descripción que acabo de darles de la artista.

 

Se presentó con la única canción que ubicaba “I’m Poppy”, la cual si bien no me puso a bailar, me hizo mover el cuerpo y ver visuales dignos de Youtube. Su DJ entre canciones nos dejó el beat más fresco que escuché en toda la noche, era un ritmo simple que se sentía como un descanso de lo que estábamos presenciando.

 

A lo largo del concierto había interludios de videos, el primero fue para “Computer Boy”, en el que después salió a cantar la canción con el mismo nombre y un hombre en spandex negro, peluca y antifaz salió para quedarse (Fue mi personaje favorito de todo el concierto). Posteriormente cantó “Moshi Moshi” y salió para la intromisión más cool.

 

“Love Meter” es Poppy pidiéndonos a todos nuestro amor para poder seguir el show adelante. Todas las personas del venue, hasta los papás que acompañaban a sus hijos gritaron y aplaudieron para llenar el termómetro, lo cual hizo a Poppy ser la persona más feliz y cantar “Bleach Blonde Babe” e “Interweb” -la que creo, fue la que más me gustó- y con ella nos mandó a la última intromisión de la noche en la cual esperaba que nos estuviéramos divirtiendo.

 

“Let’s Make a Video”, “My Style”, “My Microphone” y “Software Upgrade” dieron terminada la noche de Poppy, or so did I believe. Después de unos segundos y un maniquí en la mesa de mezcla, Poppy salió a hacer a los niños, LGBT, gente disfrazada y a mi “Lowlife” (que no estaba en su setlist y “Money”), después de eso se despidió y a mi me dejó igual de sacado de onda que como entré.

 

 

El concierto de Poppy me hizo recordar porque el pop es cool. Es fácil de aprender y puedes cantar aunque seas un poser que no conoce más que una canción, just like me. Entonces, por más que no conocía, me divertí bastante y sobre todo me dio gusto ver un show del cual solo esperaba internet cuteness y acabó siendo una cabeza volando por los aires y el ambiente más cute/creepy que he sentido desde que vi a Marilyn Manson en vivo.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

NACISTE PARA LAS ALTURAS x David Barcena

September 24, 2019

1/10
Please reload

Entradas
destacadas

September 5, 2019

January 31, 2019

Please reload

Entradas
recientes
  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon
  • White Instagram Icon
CONTACT US