Review: Tranquility Base Hotel & Casino

May 19, 2018

Arctic Monkeys es una banda que se ha ganado un lugar en el corazón de adolescentes furiosos de los 00’s, personas que disfrutan de un rockcito sensual y niñas básicas por igual. Su discografía tiene por lo menos una canción para enamorarte, desde las intensas y complicadas canciones de Humbug, hasta los sensuales ritmos de AM.

 

Desde mi punto de vista Arctic Monkeys sufrió un cambio durísimo en “Suck It and See”. La agrupación de Sheffield era de esas bandas que revivió  la música inglesa después de que el Brit-Pop se había quedado atrás. Canciones acerca de la vida nocturna de un adolescente británico y corazones rotos acompañados de melodías que encajaban y hacían sentirte en los zapatos del joven Alex Turner. Esto cambió cuando el cantautor decidió que el rockabilly y el gel eran más importante (no digo que sean malas canciones, solo digo que dejó su distintiva manera de escribir por algo en lo cual yo no estoy de acuerdo, But well, who am I to judge?). Lo que quiero decir es que el cambio de Arctic Monkeys fue uno que en lo personal no me encantó, pero es una faceta que le gustó a mucha gente y tengo que aceptar que si me destruyen más de una rola de sus últimos dos álbumes.

 

 

 

Tranquility Base Hotel & Casino es un álbum que sigue la línea de los últimos dos discos, pero de alguna manera le hace honor a sus antepasados de los 2000. Este nuevo disco de Arctic Monkeys crea una idea de introducir un poco de rock a su nuevo sonido chill, más R&B y eso se siente después de escucharlo varias veces. Si escuchaste el ultimo disco de The Last Shadow Puppets, el sonido sí es el mismo.

 

Desde la primera vez que lo escuché me di cuenta que el disco le da vueltas a los sentimientos de Alex Turner en torno a lo que tienes que enfrentar cuando la fama mundial te come vivo y como el pasado y el futuro que tienes pensado se distorsiona con el tiempo. Eso se siente natural, no puedo decir que me identifiqué - I mean, i’m not famous - pero las letras de Turner finalmente te transportan a la soledad, a las drogas y a todo lo que la fama puede darte. El álbum sigue por primera vez una línea narrativa clara, estamos hablando de la historia de un rockstar solitario en un hotel en la luna.

 

 

 

“Star Treatment” es la canción con la que abre el disco, y musicalmente no me movió como debería una introducción a un álbum de Arctic Monkeys, pero líricamente es una joya. En la canción Turner cubre eventos de su pasado, escondido en una metáfora de cómo los artistas idolatrados por los medios terminan desapareciendo. Aquí mi parte favorita es que se burla un poco de su “Elvis” moment, y yo estoy feliz de que se diera cuenta.

 

Pasando de la fama y cómo desaparece el tratamiento estrella, llegamos a “One Point Perspective”. Ustedes y yo tuvimos ambiciones y sueños de niños y estos acabaron muriendo. Es un pensamiento súper melancólico, pero real. Al final eso es a lo que me refería con la naturalidad de las letras, pueden no ser lo más positivo o el lo puede decir desde su rock star point, pero simplemente son sentimientos que todos hemos de sobrellevar.

 

"American Sports" es una canción que narra una comparación entre la tierra y los habitantes ficticios de la luna. Esta canción en algunas partes hace referencias a “Star Treatment”, aunque está a comparación de la otra canción es mucho más abierta. No puedo decir que es un mala canción, pero creo que para mi es la más floja de todas, al final siento que solo me repite que está solo y sus alrededores están fucked up, pero no de una manera tan cheeky.

 

La canción homónima del disco nos da una especie de tour por el hotel espacial en donde se encuentra nuestro solitario artista teniendo su etapa filosófica. Basada en el lugar donde realmente alunizó el hombre en 1969, lo cual es un geek joke bastante cool, pero fuera de ese pequeño dato, la canción solo funciona para setear un espacio mucho más claro.

 

Según Alex Turner, “Golden Trunks” es lo más cercano a una canción de amor en el álbum. Aunque también creo que hay referencias políticas all over the place, toda la estrofa de “The Leader of the free world” es más que obvia. Según Turner en una entrevista para Pitchfork, la canción está centrada en un personaje femenino, la cual creo que esta perdidamente enamorada de nuestra estrella y este está pensando en cosas que no tienen que ver y luego responde con el coro. Esta es la primera canción en la que el protagonismo de la guitarra regresa.

 

Con “Four Out of Five” llegamos a la mitad del álbum. En esta canción ya notamos un poco más el set para el disco. Es denso como puede lamentarse de una manera tan furtiva el cómo se siente con las expectativas de críticos y fans por igual. Extra points porque como mexa, esta cool que haya una taquería en el techo de este hotel espacial y tenga cuatro de cinco estrellas.

 

Para mi, la canción más floja es “The First Ever Monster Truck Front Flip”. La canción toma el nombre de una noticia click bait que Alex Turner vio y tuvo que ponerle ese nombre. Siento que esta canción no me transmite nada más que una que otra queja acerca de la tecnología y cómo nos encerramos dentro de ella, pero más allá de eso no encuentro nada que pueda rescatar de la canción.

 

“Science Fiction” es lo que destapó la creatividad de Alex Turner para escribir el álbum. Viendo “World On The Wire” de Rainer Werner Fassbinder pensaron en crear un mundo ficticio para hablar del actual y creo que con Science Fiction le hacen un poco de homenaje a esa idea. En este afán de esconder sentimientos y críticas con alusiones más claras, en science fiction, Turner es super claro al decirnos-de alguna manera- lo consciente que es de lo que escribe y lo poeta que puede intentar ser.

 

“She Looks Like Fun” es acerca de los personajes que creamos en el mundo virtual y cómo nos tratamos horrible unos a otros en línea. Un tema cliché pero al mismo tiempo relevante. Aunque el tema sea relevante y lo trabaje de una manera que lo disfrutes, esta canción no me gusta en lo absoluto gracias a los graves coros de “She Looks Like Fun”. No estamos intentando tener un coro de voces graves en un disco en el cual usa su rango de voz agudo, la combinación no es nada buena y genuinamente en mi opinión arruina el hilo de canciones que teníamos antes.

 

Después de esa pequeña tormenta de odio viene la calma y el amor. Con esto me refiero a que las siguientes dos canciones son mis favoritas del album by far. Batphone y The Ultracheese para mi salvan este disco.

 

El coro de “Batphone” es lo más perfecto que existe, escuchas la gama vocal de Turner, deja en claro la idea de la canción. Batphone no es el teléfono de Batman -aunque siendo honesto hubiera sido un geek joke excelente-. Batphone es un teléfono en donde solo llegan llamadas de gran importancia. Aquí este rockstar espacial está esperando la llamada importante de una mujer y siento que eso es una referencia a cuando te mandas un mensaje a alguien especial y esperas y esperas a que te conteste, la ves en línea y nada, pero sigues ahí esperando. Esta referencia también es pensando en que en todo el disco hay una reflexión a la tecnología súper amplia.

 

Al final nos queda “The Ultracheese”, mi favorita personal. El estar aislado, el separarte de las personas que tenías cerca se explora de maneras diferentes en esta canción. La solitud que ganas cuando comienzas a hacer las cosas bien, ya sea con un trabajo o siendo una super estrella en el espacio es un sentimiento agridulce, al final estás haciendo lo que quieres, pero desconectado del mundo. Observar tu pasado, tus logros y el aislamiento que ha ganado Alex Turner se nota en esta canción, a tal grado que hasta un toquido en la puerta es inusual. Esta canción es acerca de fama y solitud es sin lugar a dudas el punto clave para cerrar este álbum.

 

 

 

Este nuevo disco de Arctic Monkeys es un gran “meh” dentro de su discografìa. No es Humbug, pero tampoco es algo malo -obvio no puse un disco porque todos tienen sus joyas-. Lo que hay que aplaudir en todo momento es la humanidad y cercanía que se siente en las letras. Alex Turner decidió escribir sus reflexiones ante la vida desde una perspectiva bastante amplia. Ya no es el teenager de Sheffield que hacía rock cool -al cual honestamente si extraño-, ahora es un bohemio poeta que reflexiona sobre la vida.

 

Lo que si es de criticar y por lo cual lo llevé a la categoría de “meh” es porque Tranquility Base Hotel & Casino es la continuación del último álbum de The Last Shadow Puppets, o un disco solista de Alex Turner. A lo largo de la evolución sonora del disco si aparecen guitarras y bajos, pero ya no notas en ningún momento a los otros integrantes de la banda. Antes Matt Helders era uno de los mejores bateristas del mundo, ahora solo marca ritmos, sin darse un momento de brillar en al menos una canción.

 

El nuevo disco de Alex Turner y compañía (Formerly known as: Arctic Monkeys) es un disco que te regala una faceta nueva del cantautor. La cara honesta y cercana que caracterizaba a Turner cuando era joven vuelve para este álbum, pero perdiendo todo lo demás. Regalaselo y juzguen por ustedes mismos.

 

Worth It: The Ultracheese, Batphone y Four Out of Five.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

NACISTE PARA LAS ALTURAS x David Barcena

September 24, 2019

1/10
Please reload

Entradas
destacadas

September 5, 2019

January 31, 2019

Please reload

Entradas
recientes
  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon
  • White Instagram Icon
CONTACT US